top of page

Aislamiento Térmico y Acústico: Cómo Garantizar el Confort de su Edificio

El aislamiento térmico y acústico es fundamental para garantizar el confort y la calidad de vida en un edificio. Además de proporcionar ahorro energético, también contribuye a reducir el ruido no deseado.

 


Aislamiento térmico y acústico en construcción seca. Misma técnica utilizada en construcciones con estructura de acero ligero.

¿Qué es el aislamiento térmico y el aislamiento acústico?

 

El aislamiento térmico y acústico es un conjunto de técnicas y materiales utilizados para minimizar la transferencia de calor y sonido entre ambientes. En el caso del aislamiento térmico, el objetivo es mantener una temperatura interna estable, evitando la entrada de calor externo en verano y la pérdida de calor en invierno. El aislamiento acústico tiene como objetivo reducir la propagación de ruidos no deseados, proporcionando un ambiente más tranquilo y pacífico.

 

Es importante destacar que el aislamiento acústico difiere del tratamiento acústico. Mientras que el aislamiento acústico busca impedir la entrada y salida de sonidos , el tratamiento acústico tiene como objetivo mejorar la calidad del sonido dentro de un ambiente , controlando la reverberación y los ecos. Ambos son fundamentales para el confort acústico, pero tienen finalidades diferentes.

 

El confort térmico y el confort acústico son aspectos esenciales para el bienestar en un edificio. Un adecuado aislamiento térmico contribuye a mantener una temperatura agradable, evitando molestias térmicas y reduciendo la necesidad de utilizar sistemas de aire acondicionado. El aislamiento acústico proporciona un ambiente más tranquilo, libre de ruidos externos que puedan interferir en la calidad de vida de los ocupantes. Ambos tipos de aislamiento son complementarios y deben ser considerados durante el diseño y construcción de un edificio, buscando el máximo confort para sus usuarios.

 

Confort térmico, confort acústico y las leyes.

 

El aislamiento térmico y acústico es importante en la construcción civil ya que garantiza el confort y la calidad de vida de los ocupantes de un edificio. Un adecuado aislamiento térmico contribuye a mantener una temperatura interior confortable, reduciendo la necesidad de utilizar sistemas de aire acondicionado y los costes energéticos. El aislamiento acústico proporciona un ambiente más tranquilo, libre de ruidos no deseados, favoreciendo la privacidad y el bienestar de los ocupantes.

 

Al estar directamente relacionados con el bienestar de los usuarios del edificio, ambas son regulaciones por norma. Sigue abajo:

 

  • NBR 15.575: norma técnica brasileña que establece parámetros mínimos para el desempeño acústico y térmico de los edificios.

  • NBR 15.220-3: aborda el desempeño térmico de las edificaciones, estableciendo criterios para el aislamiento térmico de paredes, techos y marcos.

 

El cumplimiento de estas normas es de suma importancia para evitar procedimientos legales, ya que tienen como objetivo garantizar la seguridad, el bienestar y la calidad de las construcciones, además de garantizar el cumplimiento de los requisitos legales. Recordando que, al no existir leyes específicas sobre la materia, las normas (NBR) ahora tienen peso de ley en los procesos.

 

Un problema de salud

 

Varios estudios han puesto de relieve los impactos negativos que el ruido y las temperaturas extremas pueden tener en la salud de las personas. Un estudio publicado en el Journal of Environmental Health Perspectives reveló que la exposición crónica a ruidos fuertes se asocia con un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, como presión arterial alta y enfermedades cardíacas. Además, la exposición a ruidos constantes puede provocar alteraciones del sueño, estrés crónico, problemas de concentración e incluso trastornos psicológicos como ansiedad y depresión.


En cuanto a las temperaturas extremas, un estudio realizado por la Universidad de Harvard demostró que la exposición a temperaturas muy altas se asocia con un aumento significativo de la mortalidad, particularmente en grupos vulnerables como los ancianos y las personas con condiciones de salud preexistentes. Por otro lado, la exposición a temperaturas muy bajas también puede provocar problemas de salud como hipotermia, resfriados y gripe, además de empeorar afecciones respiratorias como asma y bronquitis.


Este dato refuerza la importancia del aislamiento térmico y acústico en la construcción, ya que estas medidas pueden ayudar a reducir la exposición a temperaturas extremas y ruidos no deseados, proporcionando ambientes más saludables y seguros para los ocupantes. Invirtiendo en un aislamiento adecuado, es posible minimizar los riesgos para la salud asociados con estos factores y promover un ambiente más confortable y propicio para el bienestar de las personas.

 

Materiales utilizados para el aislamiento térmico y acústico.

 

Existen varios materiales utilizados para el aislamiento térmico y acústico, cada uno con sus características y propiedades específicas. Dos materiales comúnmente utilizados son la lana de roca y la lana de vidrio.

 

La Lana de Roca es un material aislante elaborado a partir de rocas basálticas u otros minerales fundidos y transformados en fibras. Luego, estas fibras se aglomeran y compactan para formar paneles o mantas aislantes. La lana de roca tiene excelentes propiedades de aislamiento térmico y acústico, además de ser resistente al fuego y a las altas temperaturas. Es ampliamente utilizado en construcciones residenciales y comerciales, contribuyendo a la reducción de la transferencia de calor y del ruido no deseado.

 

La lana de vidrio, a su vez, es un material aislante elaborado a partir de sílice y otros minerales, que se funden y transforman en fibras. Luego, estas fibras se aglomeran y compactan para formar paneles o mantas aislantes. La lana de vidrio también tiene excelentes propiedades de aislamiento térmico y acústico, además de ser resistente al fuego y a las altas temperaturas. Es ampliamente utilizado en construcciones residenciales e industriales, contribuyendo al control de la temperatura y la reducción del ruido.

 

Tanto la Lana de Roca como la Lana de Vidrio son materiales versátiles, duraderos y eficientes en cuanto a aislamiento térmico y acústico. Son muy utilizados en la construcción por sus propiedades aislantes, de seguridad y sostenibilidad. Es importante resaltar que la elección del material aislante adecuado dependerá de las necesidades específicas de cada proyecto y de las características del entorno en el que se aplicará.

 

Técnicas para mejorar el confort térmico y acústico

 

Existen varias técnicas y materiales que se pueden utilizar para mejorar el confort térmico y acústico de un ambiente. Algunos ejemplos incluyen:

 

  1. Paneles absorbentes : Son paneles especiales de revestimiento de paredes diseñados para absorber el sonido, reduciendo la reverberación y mejorando la calidad acústica de un espacio.

  1. Bafles: Son elementos suspendidos del techo que ayudan a dirigir y controlar el sonido, reduciendo la propagación de ruidos no deseados.

  1. Alfombras: el uso de alfombras puede ayudar a absorber el sonido y reducir la propagación del ruido, especialmente en ambientes con pisos duros.

  1. Revestimientos acústicos: Son materiales que se aplican al techo para mejorar la calidad acústica de una estancia, absorbiendo el sonido y reduciendo la reverberación. Podemos utilizar revestimientos de lana mineral o de vidrio, por ejemplo.

  1. Revestimientos de paredes y techos con propiedades acústicas: Materiales como Nexacustic de OWA son revestimientos especiales que tienen propiedades acústicas, ayudando a absorber el sonido y mejorar la calidad acústica de un espacio.

  1. Aire acondicionado: Especialmente en regiones húmedas, el aire acondicionado es una excelente opción para enfriar ambientes calurosos.

  1. Aires acondicionados: en regiones cálidas y con poca humedad, los aires acondicionados son una excelente opción de enfriamiento.

  1. Sistema de calefacción: En el caso de ambientes muy fríos, se puede invertir en chimeneas, estufas de leña o incluso un sistema de calefacción para mejorar el confort térmico.

 

Es importante destacar que, en la mayoría de los casos, una vez finalizada la construcción, es difícil realizar mejoras significativas en el aislamiento térmico y acústico sin una renovación invasiva. Por tanto, lo que generalmente se hace es un tratamiento para mejorar la calidad del ambiente, utilizando técnicas y materiales como los mencionados anteriormente para aliviar las molestias. Para asegurar la máxima eficiencia en tu construcción, realizar un buen proyecto arquitectónico es fundamental para prever todas las cuestiones necesarias y evitar futuras intervenciones y gastos extra.

 

Cómo garantizar el aislamiento térmico y acústico de tu edificio


Para satisfacer las necesidades de aislamiento térmico y acústico en un proyecto de construcción, es fundamental adoptar un enfoque cuidadoso y bien planificado. Algunos pasos importantes a considerar son:

 

  1. Elaboración de un buen proyecto arquitectónico: Un proyecto bien elaborado tiene en cuenta aspectos como la orientación solar, la ventilación natural y la distribución de los espacios, buscando maximizar el confort térmico y acústico. Esto incluye elegir materiales adecuados y definir estrategias de aislamiento.

  1. Comprender las necesidades de los usuarios: Es fundamental comprender las necesidades y preferencias de los usuarios en relación con el confort térmico y acústico. Esto puede implicar la realización de encuestas, entrevistas o cuestionarios para identificar las expectativas y prioridades de los futuros ocupantes.

  1. Análisis de la región: Es importante considerar las características climáticas y ambientales de la región donde se realizará el trabajo. Esto incluye factores como la variación de temperatura, la exposición al sol, la presencia de ruido externo y otros elementos que pueden influir en el aislamiento térmico y acústico.

  1. Investigación y conocimiento de técnicas y materiales aislantes: Es imprescindible investigar y obtener conocimientos sobre las técnicas y materiales aislantes disponibles en el mercado. Esto incluye comprender las propiedades y características de cada material, así como sus aplicaciones y limitaciones. Consultar a profesionales especializados y buscar referencias de proyectos exitosos también puede ser útil en este proceso.

 

Considerando estos aspectos desde el inicio del proyecto, es posible planificar e implementar estrategias eficientes de aislamiento térmico y acústico, asegurando un ambiente confortable y de calidad para los usuarios. Es necesario que ingenieros y arquitectos adopten una postura de estudio continuo para poder transitar entre materiales y técnicas, priorizando siempre el bienestar de los usuarios.

 

Conclusión

 

En conclusión, es fundamental considerar el aislamiento térmico y acústico desde la fase de diseño de un edificio. Un proyecto bien planificado y completo, que tenga en cuenta las necesidades de los usuarios, las características de la región y utilice técnicas y materiales aislantes adecuados, aporta importantes beneficios a largo plazo. Además de aportar confort y calidad de vida a sus ocupantes, un buen aislamiento térmico y acústico redunda en un ahorro energético, evita la necesidad de grandes reformas futuras y garantiza la satisfacción del cliente.

 

Si tienes un proyecto en mente, cuenta con nosotros para soluciones de aislamiento térmico y acústico. ¡Nuestro equipo de profesionales calificados está listo para ayudarlo en el desarrollo de proyectos que satisfagan sus necesidades específicas, garantizando ambientes cómodos, eficientes y sustentables!

 

Kommentarer


bottom of page